Categorías
Microcuento

Monterroso

Cuando volvió a casa, ella todavía estaba allí. Entonces, la abrazó lo más fuerte que pudo y prometió que no volvería a marcharse jamás.