Caravaggio por los suelos

El tirante del sujetador a media asta, al igual que su falda. Sentada en la cama. Sollozando. Los ojos, vidriosos, salados por las lágrimas y negros de rímel. Medio vestida, una pulsera de plata rota, la que le regalé aquel verano en Cinque Terre, los cajones de nuestra habitación revueltos, como si un policía hubiese … Sigue leyendo Caravaggio por los suelos