Salvajes

-          ¿Me quiere o no me quiere?Se preguntó una de las margaritas salvajes mientras arrancaba, uno a uno y sin piedad, los dedos de las manos y de los pies de aquel joven que la compró en un ramo junto a otras, en aquel día de San Valentín.